Medir el Tiempo

 

Cada mañana la danza de luces y sombras visita la pieza

Puedo tener noción del tiempo, que parece volar entre las 9.20 y las 9.30. Después parece cansarse. Se mueve lento. Después ya no se. 

Ya no sé muy bien tampoco qué día es.

Ya no importa mucho.

 

Every morning my room is visited by a dance of lights and shadows.

I have a notion of time, which seems to fly between 9.20 and 9.30.  Afterwards it seems to get tired. It moves slowly. And then, I no longer know.

I no longer know what day is today either.

It’s not that important anymore, though.

Crónica de la inmovilidad  publicado por La reconquista peatonal

Llegué a Utrecht una semana antes de que comenzara el “parcial lock down”. No alcancé a caminar suficiente la ciudad como para familiarizarme con ella, ni había estado en la nueva casa lo suficiente como para considerarla hogar.

Sin embargo, a pesar de que no nos conocíamos mucho, la casa me dió un regalo, que solo puede ver de tanto “quedarme quieta” dentro de ella:

Cada mañana la danza de luces y sombras visita el dormitorio.Durante este “evento” del día puedo tener noción del tiempo. Éste  parece volar entre las 9.20 y las 9.30. Después parece cansarse. Se mueve lento. Después ya no se. 

Contemplo esa danza y la espero cada día. Me recuerda el movimiento de la tierra y del sol y me consuela el hecho de  que aunque parezca que estoy inmóvil, eso es totalmente relativo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *